Blogia
Lo demás es silencio.

El efecto Coriolis y los desagües

Llevo tiempo sin escribir nada e Iván ha conseguido tentarme para desmentir una nueva falsa creencia, así que allá voy...

Existe la creencia, muy extendida, de que el agua se va por los desagües de nuestras casas en un sentido un en otro según estemos en el hemisferio norte o en el sur. Supuestamente, en el hemisferio norte el agua desaparece por el fregadero en sentido de las agujas del reloj, mientras que en el sur lo hace en sentido contrario. Las pocas personas que intentan explicar esto racionalmente recurren al efecto Coriolis. Incluso se ha afirmado que este efecto influye en la dirección en la que giran los perros antes de acostarse (!).

¿Qué es el efecto ese? El efecto o fuerza de Coriolis es una fuerza que se aplica a todo objeto que se desplace sobre otro objeto en rotación, siempre y cuando ambos tengan masa (evidente). Este efecto afecta, por supuesto, a todos los objetos que hay sobre un planeta en rotación. En la tierra, la fuerza de Coriolis desvía las trayectorias de los objetos que se desplazan hacia la derecha en el hemisferio norte y al revés en el sur.

¿Cómo se origina? El efecto Coriolis tiene su origen en la diferencia de velocidad que existe entre el ecuador y los polos. En el ecuador, la distancia a recorrer en un movimiento de rotación es mayor que en los polos, lo cual provoca una diferencia entre la velocidad de rotación en ambos lugares. Un objeto que se desplace desde el ecuador hacia uno de los polos se desviará (o más bien parecerá desviarse debido a la diferente rotación del planeta bajo él).

Explicado esto, debo decir que el efecto Coriolis no provoca que los desagües giren en un sentido diferente en cada hemisferio. Este efecto sencillamente no se produce. El efecto Coriolis actúa sobre fuerzas mucho más grandes que un simple desagüe, como por ejemplo un huracán o una corriente oceánica. La tierra gira tan lentamente (1 revolución al día) que el giro del agua en un desagüe (varias revoluciones por segundo) no puede verse afectado.

El sentido en el que gira el agua en nuestras bañeras, lavabos y desagües depende de otros factores ajenos al efecto Coriolis: vibraciones sísmicas, movimiento del aire en la zona, las corrientes creadas al retirar el tapón, las olas, forma y dirección del desagüe, el efecto Coanda, etc. Así que ya veis, algo tan simple como el giro del agua en nuestra bañera depende de infinidad de factores. Lo simple es siempre tan complejo...

En resumen: el agua no gira en uno u otro sentido dependiendo del hemisferio en el que estemos por mucho que el capítulo de Los Simpsons Bart contra Australia nos diga lo contrario.

PD: los derechos de autor de este artículo son para tí, Iván. Ya sabéis, las quejas también a él....

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

2 comentarios

Roberto -

Entonces,la gente que dice que ha visto que se mueve el agua de forma diferente según el hemisferio,¿se lo han imaginado?No estoy diciendo que lo que dices es mentira,pero no sé,se me hace raro.

Ivan -

Ja, qué sorpresa, y yo que pensé que no ibas a hacerme caso. Una pregunta, ¿esto lo cuento como primer artículo escrito?
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres